Obesidad

Es una condición caracterizada por una acumulación excesiva de grasa corporal. Tiene muchos impactos negativos en la salud. Si el peso corporal de una persona es 20% más alto de lo que debería ser, se considera obeso.

El término obeso describe a una persona con sobrepeso, con mucha grasa corporal. Es un problema común en el Reino Unido que se estima que afecta a alrededor de 1 de cada 4 adultos y alrededor de 1 de cada 5 niños de 10 a 11 años.

Definiendo obesidad

Hay muchas formas en que se puede clasificar la salud de una persona en relación con su peso, pero el método más utilizado es el índice de masa corporal (IMC).

El IMC es una medida de si tiene un peso saludable para su estatura. Puede usar la calculadora de peso saludable IMC para calcular su puntaje.

Para la mayoría de los adultos, un IMC de:

• 18.5 a 24.9 significa que tiene un peso saludable

• 25 a 29.9 significa que tiene sobrepeso

• 30 a 39.9 significa que eres obeso

• 40 o más significa que eres severamente obeso

El IMC no se usa para diagnosticar definitivamente la obesidad porque las personas que son muy musculosas a veces tienen un IMC alto sin exceso de grasa.

Pero para la mayoría de las personas, el IMC es una indicación útil de si tienen un peso saludable, sobrepeso u obesidad.

Una mejor medida del exceso de grasa es la circunferencia de la cintura, que se puede usar como una medida adicional en personas con sobrepeso (con un IMC de 25 a 29.9) o moderadamente obesas (con un IMC de 30 a 34.9).

En general, los hombres con una circunferencia de cintura de 94 cm (37 pulgadas) o más y las mujeres con una circunferencia de cintura de 80 cm (aproximadamente 31.5 pulgadas) o más tienen más probabilidades de desarrollar problemas de salud relacionados con la obesidad. (Fuente: NHS-UK)Medida de la obesidad

El método de medición más práctico destinado a la evaluación de la obesidad es el índice de masa corporal (IMC), un valor calculado dividiendo el peso corporal por el metro cuadrado. Si su valor de IMC está entre 20 y 25, significa que su peso está dentro de los límites ideales. Si este valor oscila entre 25 y 30, puede considerarse sobrepeso. Si el valor del IMC es superior a 30, se puede decir que está en el grupo de obesos. Haga clic aquí para calcular fácilmente su índice de masa corporal (IMC)Problemas de salud relacionados con la obesidad

La obesidad es un problema de salud muy importante porque es la causa raíz de muchas enfermedades y es perjudicial para la salud general. Por ejemplo, las enfermedades cardiovasculares, particularmente los ataques cardíacos y los derrames cerebrales causan 17 millones de muertes por año en todo el mundo, como la principal causa de muertes prevenibles. El tabaquismo y la obesidad son las causas prevenibles más importantes de enfermedades cardiovasculares. Además, el número de muertes causadas por la diabetes tipo 2, directamente asociada con la obesidad, aumentará en un 50% durante la próxima década.

Si se considera que la tasa de mortalidad es 1 cuando el índice de masa corporal está entre 20-25, no se produce un aumento significativo entre 25-30, pero la tasa se vuelve 1.5 veces mayor cuando la masa corporal excede 30, se vuelve 2 veces mayor cuando es entre 35-40, y se vuelve 2.5 veces mayor cuando la masa corporal excede 40. Después del IMC 30, se produce un aumento significativo en el riesgo de enfermedades comórbidas como diabetes e hipertensión.

Problemas cardiovasculares: enfermedad coronaria, insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedades vasculares obstructivas, estasis venosa en las piernas, venas varicosas.

Diabetes tipo 2

Algunos tipos de cáncer (cánceres de útero, seno, próstata e intestino grueso)

Hipertensión

Dislipidemia (aumento de los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre)

Carrera

Problemas del sistema digestivo: hígado graso, cálculos en la vesícula biliar, enfermedad por reflujo gastroesofágico

Enfermedades del tracto respiratorio: apnea del sueño, síndrome de hiperventilación, embolia pulmonar

Problemas del sistema musculoesquelético: osteoartritis (deterioro del cartílago articular), inmovilidad, hernia de disco lumbar

Problemas urogenitales: irregularidad menstrual o amenorrea, ovarios poliquísticos, infertilidad, incontinencia urinaria.

Problemas psicosociales: discapacidad laboral, exposición a la discriminación social, depresión.

¿Cuáles son las causas de la obesidad?

La obesidad es una enfermedad multifactorial; en otras palabras, es una enfermedad en la que muchas causas juegan un papel importante. Entre estos, la sobrenutrición, la desnutrición y la actividad física inadecuada se consideran las causas más importantes. Además, los factores genéticos, ambientales, neurológicos, socioculturales y psicológicos también juegan un papel. Las tasas de aumento de la obesidad infantil en todo el mundo sugieren que los factores ambientales son más prominentes que los factores genéticos.

Se ha encontrado que los patrones dietéticos en los primeros años de vida afectan la obesidad en edades posteriores. Según el estudio de la Organización Mundial de la Salud, el riesgo de obesidad y enfermedades crónicas puede reducirse en niños que reciben lactancia materna exclusiva durante un período de 6 meses, con lactancia materna continua durante al menos 2 años. Para resumir los factores efectivos en la obesidad;1-Consumo excesivo de calorías

La ingesta calórica de las personas de estos días es mayor que la de las generaciones anteriores. El factor no es solo el fácil acceso a alimentos baratos con alto contenido calórico, sino también el hecho de que los alimentos se están convirtiendo cada vez más en alimentos procesados con un mayor contenido de azúcar industrial. Además, este no es un problema que sufren solo los países desarrollados, sino que muestra un aumento en todo el mundo.

A pesar de que miles de millones de dólares se gastan en estudios de sensibilización pública destinados a alentar a las personas a comer de manera saludable, la gran mayoría de la sociedad continúa comiendo en exceso. La prevalencia de la obesidad se ha duplicado en todo el mundo en los últimos 10 años. Por ejemplo, la prevalencia de obesidad en los Estados Unidos que fue del 14% en 1980 alcanzó el 31% en 2000.

Según los estudios, el consumo de calorías en los USA, que fue de 1,542 por día para las mujeres aumentó a 1,877 por día en 2004. Y en los hombres, la cifra aumentó de 2,450 a 2,618 en el mismo período. La causa más importante de este aumento en la ingesta calórica es el auge de los alimentos con carbohidratos y la producción de azúcar que experimenta la industria. El factor más importante responsable del aumento de la ingesta calórica, especialmente en adolescentes jóvenes, es el consumo de bebidas azucaradas y comidas rápidas. El consumo de comida rápida se ha triplicado en las últimas tres décadas.

Otras razones que aumentan el consumo de calorías son los hechos de que los grupos de presión del azúcar tienen influencia sobre las políticas alimentarias; Las políticas agrícolas han allanado el camino para el consumo de alimentos más baratos y de baja calidad, especialmente en los países desarrollados; y alimentos como el maíz genéticamente modificado y el jarabe de maíz son más baratos que las verduras y las frutas.

Contrariamente a la creencia popular, la obesidad no aparece instantáneamente; en cambio, aparece como resultado de las calorías excesivas que se acumulan gradualmente a lo largo de los años. Por ejemplo, consideremos a una mujer de 40 años que pesa 105 kg, que pesaba 60 kg cuando tenía 20 años. Esta persona ganó alrededor de 2.5 kg cada año. 1 kg de grasa corresponde a 3.500 calorías. En consecuencia, 2.5 kg de grasa corresponden a 17,500 calorías. La ingesta calórica promedio diaria es equivalente a 1.800 calorías. La ingesta calórica promedio anual es de 657,000 calorías. Entonces, ganó 2.5 kg cada año solo debido a la ingesta calórica excesiva en una cantidad 2.6% más alta de lo que podemos quemar por día, es decir, 48 calorías adicionales por día. 48 calorías corresponden a casi la mitad de una rebanada de pan. Este ejemplo muestra la importancia de desarrollar tácticas de nutrición sabias para la prevención de la obesidad. También da pistas sobre la imposibilidad de tratar la obesidad al prevenir solo esas 50 calorías adicionales. Si fuera posible, la dieta y el ejercicio funcionarían en todos los pacientes.

Estilo de vida 2-sedentario: con el progreso tecnológico y los dispositivos como televisores, computadoras, videojuegos, lavadoras, lavavajillas y automóviles que se convirtieron en una parte inseparable de nuestra vida cotidiana, en estos días las personas adoptaron un estilo de vida mucho más sedentario en comparación con su padres y antecesores. Hace apenas quince años, incluso las compras requerían caminar una cierta distancia, pero luego el número de centros comerciales y restaurantes de comida rápida que hacen envíos a domicilio ha aumentado en todas las ciudades. Incluso si no es así, la adicción al automóvil ha progresado tanto que la gente comenzó a ir en automóvil a un buffet ubicado a medio kilómetro de distancia para comprar pan.

A medida que disminuía la cantidad de movimiento, se minimizaba la ingesta calórica. Pero el problema no se trata solo de la ingesta calórica. La actividad física afecta incluso el funcionamiento de sus hormonas y los procesos necesarios cuando se procesan los alimentos que come. En muchos estudios, se han demostrado los efectos beneficiosos de la actividad física sobre los niveles de insulina. Un estudio publicado en la edición de enero de 2012 del American Journal of Preventive Medicine mostró que los niños que tenían un televisor en su habitación tenían un mayor riesgo de ser obesos y tener sobrepeso, en comparación con los que no tenían un televisor en su habitación.

3-Inadecuado sueño: Los estudios han demostrado que un sueño inadecuado duplica el riesgo de obesidad. Este riesgo es tanto para niños como para adultos. La epidemia de obesidad en niños y adultos es paralela a la epidemia silenciosa de insomnio. El acortamiento de la duración del sueño y la disminución de la calidad del sueño provocan un desequilibrio hormonal y un aumento del apetito. Cuando no duermes lo suficiente, tu cuerpo secreta grelina, una hormona que estimula el apetito. El sueño inadecuado también conduce a una producción inadecuada de leptina, una hormona que suprime el apetito.

4-Alimentos que afectan el sistema endocrino, que también interfieren con el metabolismo de las grasas: un estudio realizado en la Universidad de Barcelona mostró que la ingesta de fructosa (azúcar de la fruta) afecta el metabolismo de la energía de los lípidos y, en consecuencia, conduce al hígado graso y al síndrome metabólico. La fructosa se metaboliza básicamente en el hígado. El hígado es el órgano objetivo, donde el consumo de azúcar causa efectos metabólicos. El estudio mostró que una condición similar al síndrome metabólico se desarrolló en ratas alimentadas con alimentos que contienen fructosa, lo que causó niveles más altos de lípidos en la sangre, hígado graso y eventualmente condujo a hipertensión, resistencia a la insulina, diabetes y obesidad.

La dieta desequilibrada y la falta de ejercicio físico son los factores clave responsables del aumento de la obesidad y otras enfermedades metabólicas en las sociedades modernas. Los nuevos estudios epidemiológicos mostraron que el consumo de bebidas endulzadas con fructosa tiene efectos más severos en las mujeres en particular. La fructosa es abundante, especialmente en el jarabe de maíz, que se utiliza en la producción de casi todas las bebidas industriales.

Los investigadores de la Universidad de Yale compararon los efectos de la fructosa y la glucosa en el cerebro con las imágenes por resonancia magnética, y afirmaron que una dieta alta en fructosa puede ser la causa subyacente de la actual epidemia de obesidad.

En un artículo publicado en JAMA (Journal of the American Medical Association), se afirmó que la región del cerebro que regula el apetito se volvió activa en las personas que consumieron glucosa, pero permaneció inactiva cuando consumieron fructosa. Si esas regiones se activan, se liberan las hormonas que producen la sensación de saciedad, es decir, los estimulantes que le dicen que deje de comer.

5-Ciertos medicamentos: según un artículo publicado en Annals of Pharmacotherapy, algunos medicamentos recetados comúnmente pueden causar aumento de peso. Se conoce este efecto de los corticosteroides y algunos antidepresivos en particular. Dado que los efectos de estos medicamentos varían de persona a persona, sus alternativas deben preferirse (si es posible) especialmente en individuos con sobrepeso y obesidad.

6-Perpetuación de la obesidad física: se sabe que perder peso se vuelve más difícil en paralelo con la duración del período en que una persona tiene sobrepeso. Esta información sugiere que la obesidad es una condición que se refuerza y trata de convertirse en un estado permanente. Según un artículo publicado en el Journal of Clinical Investigation, algunos hallazgos obtenidos en experimentos con animales sugirieron que la obesidad es una condición que se refuerza a sí misma. Estos hallazgos muestran la importancia de intervenir en la obesidad infantil lo antes posible y garantizar que los niños estén protegidos de esta afección, que puede afectar toda su vida, y que reciban tratamiento lo antes posible.

Este estudio también aclara por qué los adultos tienen dificultades para perder peso con éxito con dieta y ejercicio solo, después de alcanzar un cierto grado de obesidad. Además de este estudio, la investigación publicada en la revista Nature Communications en 2015 mostró que perder peso se vuelve más difícil en paralelo con el aumento de grasa que llevamos en nuestro cuerpo. Cuanto más aumento de grasa, más producción de una proteína que evita que el cuerpo queme grasa.

7-Gen de la obesidad: según un artículo escrito por un equipo de investigadores del University College London, publicado en la edición de julio de 2013 del Journal of Clinical Investigation, un gen defectuoso llamado FTO parece ser la causa de comer en exceso en uno de cada 6 personas. Las personas que portan la variante del gen FTO tienden a comer muchos más alimentos grasosos y de alta energía, y generalmente son obesos. Estas personas también necesitan más tiempo para sentir saciedad.

Obesidad en todo el mundo

La obesidad es un problema creciente de salud pública que alcanza proporciones epidémicas tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. Según el estudio de MONICA, el estudio más completo realizado sobre este tema que tomó 12 años; Había 400 millones de obesos y más de 1.400 millones de personas con sobrepeso en el mundo en 2008 y estas cifras alcanzaron los 700 millones y más de 2.300 millones respectivamente en 2015.

En los Estados Unidos, donde la obesidad se observa con mayor frecuencia, casi uno de cada tres adultos se vuelve obeso. Albania, Bosnia y el Reino Unido son los principales países europeos a este respecto. En estos países, la tasa de obesidad ha alcanzado el 36%.

Según los datos de la Organización Mundial de la Salud, la obesidad es responsable del 80% de la diabetes tipo 2, el 35% de las cardiopatías isquémicas y el 55% de la hipertensión en adultos europeos. Cada año, más de 1 millón de adultos pierden la vida debido a afecciones asociadas con la obesidad.

La obesidad infantil también está en un nivel alarmante. Se ha informado que la tasa de obesidad infantil es 10 veces mayor que los valores en 1970. España y Portugal son los países que tienen las tasas de obesidad infantil más altas que han alcanzado el 35%.

Nuevamente, la Organización Mundial de la Salud ha informado que el 30-80% de los adultos y el 20% de los niños y adolescentes tienen sobrepeso en Europa; y entre ellos, uno de cada tres es obeso.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest